17 de enero de 2016

Tanto nadar para morir en la orilla


Tanto nadar para morir en la orilla,
ahora que te vas el sol ya no brilla.
¿Cómo voy a darte mi mejor sonrisa?
Si entraste lento a mi vida y sales de prisa.

Solo quiero la verdad que me dabas
y darte todo aunque no lo esperabas.
No es desinterés mi respeto a tu silencio,
la confianza que me diste no tiene precio.

La libertad que tuviste de acercarte,
es la misma que tienes de alejarte.
Es algo que siempre voy a respetar,
aunque así a tu lado no voy a estar.

¡Cuánto lamento que no haya funcionado
algo entre nosotros, sin haber empezado!
Estoy donde me dejaste, de brazos cruzados.
Ni en tu presente, ni en tu futuro, ni en tu pasado.

Comprendo que no me quieres a tu lado,
ya sé que en el amor nada es obligado.
Tanto nadar para morir en la orilla,
lo que pudo ser un sueño es una pesadilla.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario