2 de diciembre de 2015

Hoy lo apliqué. Tarde, pero lo apliqué

Hoy tuve que aplicar para mí mismo los mensajes que pongo en Twitter sobre conducir con prudencia y actuar con sensatez. Esta tarde me chocó un carro público mientras estaba detenido en el semáforo de la Charles de Gaulle casi esquina carretera de Mendoza. Obviamente me exalté, pero se me montó el diablo cuando me dijo que "era capitán de Ejército".

Ya que su disparate de carro (un Toyota Corolla 80 y pico) se había pegado de mi lado del conductor, salí por la puerta del pasajero hasta descalzo, loco por picarlo en cuadritos. El chofer iba vestido de civil, tenía apariencia de gomero. Y mientras yo “me lo comía con yuca”, se comportó muy tranquilo, me habló muy despacio, tal vez, preocupado o avergonzado. Me demostró que le fallaron los frenos, pues vi el reguero de líquido que caía de su cacharro. Puedo asegurar que tuve suerte de que no salió vuelto loco como yo, dispuesto a caernos a patadas voladoras. Pues si en verdad hubiese sido militar (y anduviese armado), seguramente yo no estaría escribiendo esto.

Al ver el fallo mecánico, bajé la guardia, me calmé. Aparecieron dos agentes de Amet, resolvieron el tránsito mientras despegábamos los vehículos. Cuando me dijo que andaba sin papeles, lo miré y le dije: “Oye, sin andas así, vamos a dejar esto. Yo ando con todos mis documentos y tu carro está bien golpeado, mi camioneta no tanto”. Hablamos con los Amet y ellos no tuvieron inconveniente con eso. Le pedí disculpas por todos los "coño" que le dije (porque fueron muchos), y le opiné que cuando se causa un accidente, no es buena idea “dar un rango” desde que se abre la boca. Le expliqué que eso fue lo que más me molestó. Me miró, no dijo ni sí ni no. Me monté y me fui.

Hoy tuve una gran prueba de estrés y mal humor contra educación. Esta tarde venía cargado de problemas, sin dinero, sin empleo, sin amigos, sin familia. Eso me pone a pensar en que uno nunca sabe los problemas que atormentan al otro. Tal vez ese hombre (militar o no), tenía muchos más problemas que yo. Definitivamente debo intentar ponerme en la posición del otro, aunque sea por un minuto. Hoy aprendí se puede aplicar lo que escribo en mis caricaturas, hoy lo apliqué. (Tarde, pero lo apliqué).

No hay comentarios.:

Publicar un comentario