1 de diciembre de 2015

Como un niño


Esta fuerza invisible no es solo para mayores.
Eso que llaman amor, eso que llaman amores.
Sin tu atención ni tu cariño,
mi corazón se encoge, como el de un niño.

Es difícil ocultar lo que se siente,
porque el corazón enamorado nunca miente.
Cada vez que a su lado te veo,
me siento triste, como un niño sin recreo.

Ese amor del que hablan los adultos,
lo siento yo por ti, pero no estamos juntos.
Le temo tanto a la distancia que me das,
como un niño le teme a la oscuridad.

Me duelen sus fotos, los veo sonrientes.
No sé si eres feliz o le muestras los dientes.
Te veo con él y la tristeza me arropa,
como un niño si en Navidad le regalan ropa.

Necesito tu calor y tu presencia.
Solo tu voz calma mi sufrida inocencia.
Siento dolor. El vacío de un día en ayunas,
como un niño llora después de una vacuna.

Aprendí que se puede amar a distancia
y también sufrir desde la infancia.
Este dolor no lo calma un helado,
como un niño cuando se sabe engañado.

Amarte no se compara con el amor de un niño,
pero el mío es sincero, quiero más que tu cariño.
Mi vida sin tu amor es un desorden, un destartalo,
como un niño que prefiere la caja que envolvía su regalo.