21 de noviembre de 2015

Poemas sin terminar


Mi cabeza está llena de poemas sin terminar, 
parece el cuento de nunca acabar. 
A veces me olvido y los dejo tranquilos, 
para tener una vida mientras los termino.

Me emociono cuando la inspiración llega,
y me deprimo cuando por mitad se queda.
Cualquier detalle de mujer me motiva a escribir
una lista de deseos con rima que disfruto fundir.

Nombrar a una dama no es mi objetivo,
son secretos con sus nombres y apellidos.
Muchos cuentan historias que quiero recordar,
otros sueñan fantasías que quisiera realizar.

Sigo esperando y me pasan los años por encima.
Mientras llega la mujer amada, mi vida se termina.
Media cama sigue vacía, no lo puedo explicar,
y mi cabeza quedan poemas sin terminar.