28 de noviembre de 2015

Cuatro horas


Cuatro horas no bastan para amarnos,
pocos recuerdos podemos llevarnos.
Ser felices mientras estamos "de paso",
es algo que disfrutaba y ahora rechazo.

Pagar por hacerlo a escondidas
y revolcarnos en sábanas prestadas,
frías, casi recién lavadas.
Solo es medio placer, es vivir media vida.

Ir en secreto donde los autos son tragados,
es disfrutar con el tiempo contado.
En camas de cemento y techos de cristal
y en anonimato pagar por algo tan natural.

Contigo no quiero algo tan simple, tan corriente.
Mejor algo que libere tu cuerpo y tu mente.
Tenerte en mi cama o que me tengas en la tuya.
Y que sin límite de cuatro horas, el amor fluya.