13 de julio de 2014

La tormenta perfecta


Mientras oscurece el cielo y el frío nos toca,
lameré tu piel con un hielo en mi boca.
El viento mueve cortinas, suenan truenos y centellas,
te daré más placer del que imaginas y verás las estrellas.

No me distraen los rayos cuando de tu cuerpo se trata,
explorando tus puntos no fallo, tus gemidos te delatan.
Posamos con cada relámpago, como para una fotografía.
Esto es magia y soy tu mago. Hacemos arte, no pornografía.

Truenas con tus gemidos y resoplas con tu aliento.
Abre tus piernas, que hace frío. Quiero estar adentro.
Cuando llueve dentro de ti, exprimes mi carne erecta.
Me demuestras así, que eres la tormenta perfecta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario