19 de febrero de 2014

Ya Laura tiene 14


Y aquí estoy con mi hija Laura, la noche que cumplía 14 años. 

Como soy un padre moderno, en lugar de escopeta y machetes, dentro de un tiempo me la llevo a Profamilia para que aprenda lo bueno y lo malo de crecer. Nada de “buscar en internet lo XXX”, prefiero una hija educada y conciente de si misma, a una calladita de esas “santicas que no rompen un plato”.

Lejos de “lanzarla al medio”, busco que termine su niñez e inicie su adolescencia sin tabúes, mitos ni “cucos”.  Mucho menos con un letrero en la frente que diga:  “Nadie me dijo que me podía pasar”.

Me interesa lo que ella no sabe ahora, porque luego lo aprende en la calle.
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario