15 de abril de 2013

Muerte de una tarjeta anunciada

Finalmente...
 Decidí hacer algo por mi salud económica y mental...
Fui a saldar y cancelar la maldita tarjeta de credito de Promerica!!
Aunque me haya metido en un préstamo para hacerlo, no me arrepiento...
Ahora ya no tengo que soportar sus imprudentes llamadas fuera de fecha, asi que solo les digo:

Promérica, ¡Váyanse al diablo!