5 de diciembre de 2012

A placer


Me gusta cómo luces aunque estemos a oscuras,
y hacer que tiembles de excitación pura.
Quiero contorsionarme contigo y cubrirte como abrigo. 
Ser más que tu amigo y danzar bajo tu ombligo.

Al cerrar las puertas suceden cosas tiernas. 
Abro mis ojos, abro mi boca, abro tus piernas.
 Mis canciones favoritas deleitan mis oídos, 
pero ninguna me excita como tus bellos gemidos.

Deja halarte por el pelo, no mates la emoción,
 tú también disfrutarás y te pagaré el salón. 
Te pondré de rodillas, te dominaré a voluntad, 
te lameré donde el sol no brilla y te llevaré a la saciedad.