30 de noviembre de 2012

Un paseo corto por Juan Dolio

Luego de estar todo un día metido en el edificio de Navegación Aérea del aeropuerto, salimos a despejar la mente y terminamos en Juan Dolio. 
Solo eramos tres, pero igual la pasamos bien. Ese paseo debe repetirse pronto.
Cuando vuelva a ese apacible lugar, espero hacerlo junto a una dama especial. Una dama que aprecie lo que ve, lo que escucha y lo que lee.