16 de agosto de 2012

¿Feliz como una lombriz?


¡Qué vaina ni más fea!



Si es así, mejor no quiero estar feliz.