4 de junio de 2012

Por fin, la bestia se ha ido


Se que es difícil explicar, pero "para buenos entendedores...pocas líneas". Ayer domingo fue uno de mis mejores días en mucho tiempo. Me atrevo a decir que el mejor día del 2012. ¿Por qué? Es fácil de decir, pero difícil de entender: La salvaje de mi media hermana se ha ido de la casa.

Casi todo el que lea esto no va a comprender mis letras, pues en la mente de todos esta el "amor fraternal" como ley de vida, pero no es mi caso. Yo siempre había sido "hijo único" hasta que después de grande empezaron a aparecer hermanas. Nunca había compartido mucho tiempo con ellas hasta que murió mi papa. Nos mudamos 3 hermanos en la casa, pero poco dura esa unión. A una tuve que despacharla por su "vida alegre". Es decir, se escapaba de madrugada y volvía antes de salir el sol, y por mas reprimendas no quería tomar la vida con calma. Actualmente, esa es una cristiana evangélica intermitente. Un día lo es, otro día no lo es.

La otra fue despachada urgentemente, pues había intentado suicidarse en esa misma habitación de la foto. Y todo porque un novio ya no la quería y habían terminado. Si, dije suicidarse. Ella misma se había cortado las venas de la muñeca con una navaja de afeitar. Le dimos asistencia rápidamente para detener el sangrado, coagulando su herida con hielo y azúcar.  A ver, ¿quién quiere una loca así bajo el mismo techo? 

Esa misma media hermana, tiempo después había salido embarazada de otro joven, pero por su conducta inestable y autodestructiva, los padres del guapo que la había embarazado antes, le quitaron el hijo. Ese ya es un hombrecito y nunca ha vivido con su madre (por suerte).


Pero el tema de hoy no es del todo su pasado, sino el presente de esa media hermana. Ella es una salvaje, una bestia, una inhumana, es una mala persona. A ver si después de leer, entienden porqué hablo así de ella.

Tiempo después, sin su 1er hijo con ella, esta persona sale de nuevo embarazada de otro, nace mi hermosa sobrina. 24 meses después otra vez el mismo tipo le hincha la barriga, ahora nace el varón. Actualmente tienen 9 y 7 respectivamente. Su papá trabaja instalando teléfonos y reparando líneas telefónicas Desde hacía un tiempo me vi comprometido en ayudar a mis sobrinos, pues mi media hermana me decía que pasaban hambre. Así empieza mi relación con ellos. Dentro de mis posibilidades siempre le llevaba una comprita a su casa, o le daba dinero para pagar la escuela de sus hijos, o para la merienda, le compraba sus útiles, en fin, siempre había algo que no tenían.


Por cosas que hoy no importan, ella decide dejar al marido (casualmente mi esposa de esos días también había decidido dejarme), por lo que me la traje para la casa. Esta casa es una herencia que le corresponde a ella, a otra media hermana y a mi. Entonces  ella se queda en la misma habitación en la que había intentado suicidarse. Le conseguí buen precio para poner a sus hijos en el colegio donde esta mi hija Laura, le facilité dinero para útiles. Sabiendo que el padre de los menores no se manifestaba, cada viernes le daba a ella 2,000 pesos. Yo solo pedía comida al mediodía, mi cena o desayuno siempre lo he resuelto yo.

Con mi media hermana en la casa junto a sus hijos, las cosas no funcionaban 100 %, pues había que adaptarse de ambas partes, pero ellos parecían no tener costumbres. Eran desordenados, gritaban mucho y se dormían muy tarde, esos muchachos andaban floreteando como si nada pasada las 12 de la medianoche. Los primeros meses fueron de tanteo, ella me hacia la comida del mediodía, pero tiempo después empieza a descuidar la casa. Ya no la limpia a no ser que tenga una visita, se pasa toda la tarde durmiendo y siempre deja platos sucios para fregar al día siguiente.


Pasando el tiempo veo el miedo que le tienen sus hijos, veo que le obedecen más por temor que por respeto. Eso no era algo muy malo, por lo que no le di mente, pero después ella los castigaba muy seguido, les hablaba mal, los insultaba. Todo ella lo resolvía con golpes y amenazas, nunca la vi decirle una sola palabra de amor a sus hijos, ni una sola.  Muchas ocasiones yo intercedía para que ella no les hablara tan mal, no los insultara ni los amenazara. De nada sirvió pues cada día ella era mas salvaje con sus hijos. Los golpes eran más evidentes y sus hijos no decían nada, ella los tenia amenazados. La hembra tiene varias cicatrices en la cara por los golpes de esa salvaje. Cada vez que le preguntabas, ella decía: me caí en el colegio, estaba jugando con mi hermano, o estaba jugando con mi primito.


Unas de las oraciones de cada día era:


"Si hablas, te mato"

"Te voy a dar que vas a vomitar la sangre"
"Te voy a sacar los ojos"
"Te voy a arrancar el corazón"

Si, así como suena, esa bestia amenazaba a sus propios hijos si le decían algo a su papá. Con esas y otras frases, esa salvaje mantenía su mundo de terror con sus hijos.  Hasta mi madre le dijo: Oye, no te denuncio a Protección al Menor porque aunque yo te diga que lo hice, vas a creer que fue mi hijo".   Las cosas cada día se salían de control, y lo peor de todo es que yo me ausentaba mucho de la casa. Yo veía cosas feas, no me imagino lo que ella les hacia cuando yo no estaba. Lo que me molesta es que yo había ido al colegio a hablar con la psicóloga infantil, la asistente de la directora y con el coordinador general y nada había pasado. Yo quería evitar una situación desagradable.


Lo que había llenado la copa fue esto: 


Un día ellos jugaban sobre un colchón, yo les reclamo y los llevo a su habitación. No bien termino de de hablar con ellos cuando la bestia de mi media hermana entra corriendo y se abalanza sobre la hembra, tira de ella por los cabellos con la misma fuerza que en la lucha libre... la tiene en el aire colgando de los cabellos! ¿Diablos, esta maldita mujer está loca?  Ella la mueve rápido y fuerte, mientras su hija se golpea con la cama, cuando veo que hace gestos para jalándola del pelo y golpearla contra la pared, me interpongo y terminó golpeándome yo con la pared. Me dolió el hombro pero la nena no sufrió. Cuando se la quito, esa bestia empieza a golpear al varón como lo hacen los gorilas. Parecía un animal fuera de control. También logro quitárselo y saco a ambos hasta la sala, ahí trato de calmarlos para que no lloren, pero... Esa salvaje salió con una correa en mano, lanzando golpes como un ciego a una piñata.  ¡Hasta a mi me dio correazos! 


Parecía una demente, por más que yo le decía, por más que le gritaba que no les pegara a los niños ella decía que: "Eran sus hijos y si quería los mataba".   Sabiendo que no debo parar violencia usando la violencia, yo no le lanzo ni un solo golpe (y tantas ganas que tenía). Haciendo bastante (créanme, bastante) fuerza, logro ponerla contra una pared, mientras sus hijos lloraban tanto de miedo como de confusión. Ahí ella se desboca hablando mal de todos, vivos y muertos. Minutos después, al verse sometida (precariamente) ella baja la guardia y se encierra en su habitación. Mientras me quedo son sus hijos para disipar su miedo. Por sus acciones y sus palabras, inmediatamente retiro toda la ayuda que le daba, ya sea económica o moral.

Con razón ellos se habían apegado tanto a mi, y siempre estaban a cualquier hora metidos en mi habitación, prácticamente me perseguían. Mientras yo creía que querían están conmigo, en realidad ellos huían de su madre. Todas las tardes, ellos se iban a dormir en mi camita. De noche, la hembra se dormía en mi cama mientras yo estaba frente a la laptop, esa paz le duraba hasta que la madre la iba a buscar. A ver, ¿qué niño quisiera estar junto a alguien que lo golpee, lo maltrate y lo amenace?




A todo esto no hablo de una suma de dinero indeterminada que "se me había perdido" de mi habitación. Yo me hacía el loco, pero ella nunca supo (hasta hace unos días) que yo la veía entrar a mi habitación en la madrugada, pero me hacía el dormido. Ella creía que yo no lo sabía, pero si... ella me robaba dinero. Aunque la cifra total puede acercarse a los 50,000 pesos, solo mencionaré los 14,000 que "se me perdieron" en diciembre y los 12,000 que "se me perdieron" en marzo.


Qué pena que ella no valore las veces que la había ayudado mientras ella aún estaba con su marido. Las compras que yo le hacía. Las veces que le di para la merienda o para los útiles de sus hijos en la escuela. Los derechos a examen que le he pagado. Qué pena que olvide que yo le había regalado el inversor de 1.5 kw que tienen los padres de su marido. No voy a seguir pues el tema no es lo que he hecho por ella, es lo que ella ha echo.


Aunque nunca le dije nada del dinero "perdido", al darme cuenta que ella se metía a mi habitación decidí dormir con la puerta asegurada. ¿Adivinen? Días después, me despertó el ruido de ella al intentar abrir la puerta, cuando veo la hora, las 5:00 am.  ¿Qué buscaba ella a esa hora?  Lo bonito no es eso, sino que días después ella solita me dice: Mira, pronto me voy de la casa, voy a volver con el papá de mis hijos. ¡Qué casualidad!

Se que por medio de la lectura ninguno de ustedes se puede transportar  a esa situación,  no se imaginan lo que es vivir una pesadilla así con alguien que "es tu familia". Pero créanme, nunca en mi vida vi una mujer que trate así a sus hijos. Ella no merece que la llamen madre. Por ese desequilibrio le habían quitado su primer hijo, por este actual comportamiento de seguro va a perder más que a su familia. Pueden apostar que ya me perdió a mi. Espero solo verla cuando se venda la casa y yo deba entregarle su parte.


Al final, no la fui a denunciar a la fiscalía o Protección al Menor porque había conversado con lujo de detalles con el padre de sus hijos. Lo puse a escuchar una de las grabaciones donde ella se escucha golpeando y amenazando de muerte a sus hijos. Increíblemente el sabía de todo (menos del dinero perdido), sabía del abuso, de las amenazas, de los golpes. Y cuando le pregunté que para qué volvía con ella me dijo, para tener a sus hijos con él.... Ojalá eso sea suficiente.


Después de ver como la salvaje de mi hermana maltrata a sus hijos, los amenaza y los golpea, ella no se merece ningún respeto de mi parte.  Se que todavía algunos le darán el beneficio de la duda y harán preguntas de: ¿por qué no hiciste esto, por qué no hiciste lo otro?  Pero nadie, nadie ha visto el maltrato, el abuso y los actos inhumanos de esa mala persona con sus hermosos hijos. Nadie los oía gritar, nadie los veía llorar. Antes de emitir algún juicio o comentario, cierra los ojos e imagínese a esta bestia golpeando salvajemente a algún hijo tuyo... ¿Aún crees que es una madre?


Y si alguien aún no capta mi idea, yo no estoy "sacando trapos al sol" ni estoy "lavando ropa sucia fuera de casa". Este tema murió para mi, pero escribo las cosas de mi vida para compartirlas y para no olvidarlas. Si hay algo que me duele... son ellos; mis sobrinos. ¿Qué opinan de ese modelo de madre? Le queda bonita su camiseta?  ¡Esa bestia!