8 de mayo de 2012

Deporte extremo corporal


Qué delicia es contigo practicar, 
un deporte extremo corporal.
Calentar en tu cuerpo cada esquina 
y consumir tus vitaminas.

Inclinando toda tu espalda, 
se aprecia una escalera.
Y emergiendo de la cama, 
el abanico de tus caderas.

De la última a la primera, 
escalaré  tus cordilleras.
Perdido entre tus piernas, 
durante noches enteras.

De tí no pienso huir, 
Me dominas si me cabalgas.
Debo seguir erecto y resistir, 
no hay pero que valga.

Bucearé entre tus mares, 
hasta que digas que pare.
Quemaré todas tus cuevas, 
mientras respires y te muevas.