1 de abril de 2012

Gracias, fue un placer


En tus ojos me perdía  noches y días,
creí ser feliz, pero tú me consumías.
Me llegaste adentro, llegaste profundo,
si no despierto pronto, por ti me hundo.

Por ti  soñaba a colores, casi lo celebro,
y con horrores desperté a blanco y negro.
Ya no te amo ni te aborrezco,
el trato que me diste, no lo merezco.

Disfrutaste de mi mundo entero,
como gotas de gotero, como gotas de suero.
Ya no estás en mi vida, ni estás en mi mente,
fuiste un error del que aprendí suficiente.

Tiraste tu mejor carnada y mordí tu anzuelo,
me atrapaste y conmigo barriste el suelo.
Pero ahora sin ti, mi soledad la disfruto,
créeme... no te guardo luto.

Te saqué de mi vida, hoy después del concierto.
Ahora no siento nada. Créeme, no miento.
La música me ha liberado, te hice un exorcismo,
me declaro libre de ti, libre ahora mismo.

Me lees aunque lo he evitado, ya no necesito bloquearte,
la música me ha sanado, fue suficiente con alejarte.
Una vez dejé todo para tu ego complacer,
ahora te digo adiós... Gracias, fue un placer.