13 de marzo de 2012

Extraños de sangre



Soy tu guardián desde el principio 
y doy mi vida por ti.
Me empujas a un precipicio 
¿Acaso te avergüenzas de mi?

Me ves como un extraño 
y entre nosotros la tierra se abre.
Tu indiferencia me hace daño.
 ¿Pesa más el agua que la sangre?

De lo bueno y malo sabes distinguir, 
de tu cariño tengo hambre.
¿Cuál  he sido para ti? 
Me tratas como un extraño de sangre.

Duele cómo alabas a tus amigos 
¡Qué puñal clavas en mi pecho!
Eres indiferente conmigo. 
Dime. ¿Qué mal te he hecho?

 ¿Por qué me das oscuridad,
si sabes que eres mi luz?
Tu cariño es mi felicidad,
pero tu frialdad es mi cruz.