3 de marzo de 2012

Cuando oigo un apellido, pienso en...


Cuando oigo el apellido Díaz pienso en: noches
Cuando oigo el apellido Marichal pienso en: Juan
Cuando oigo el apellido Suero pienso en: miel de abeja
Cuando oigo el apellido Caballero pienso en: armaduras y espadas
Cuando oigo el apellido Luna pienso en: menstruación
Cuando oigo el apellido Pérez pienso en: serás
Cuando oigo el apellido Chicón pienso en: golpe en la cabeza y chichón 
Cuando oigo el apellido Gil pienso en: ipolla
Cuando oigo el apellido Paula pienso en: Abdul
Cuando oigo el apellido Cepeda pienso en: Mía (y en Masa)
Cuando oigo el apellido Aquino pienso en: allá si
Cuando oigo el apellido Canela pienso en: nuez moscada
Cuando oigo el apellido Cordero pienso en: ovejas
Cuando oigo el apellido Frías pienso en: cervezas
Cuando oigo el apellido Corporán pienso en: Ayyyy,  L, L, A = Ya
Cuando oigo el apellido Echavarría pienso en: echar barriga
Cuando oigo el apellido Blandino pienso en: funeraria
Cuando oigo el apellido Goico pienso en: Pepe
Cuando oigo el apellido Corripio pienso en: distribuidora
Cuando pienso apellido Victorino pienso en: Picapollo
Cuando oigo el apellido Clase pienso en: económica y ejecutiva
Cuando oigo el apellido Lora pienso en: una cotorra lesbiana
Cuando oigo el apellido Vicioso pienso en: mucha droga
Cuando oigo el apellido Cuevas pienso en: cavernícolas
Cuando oigo el apellido Raposo pienso en: mucho sexo
Cuando oigo el apellido Mora pienso en: la granja de pollos
Cuando oigo el apellido Modesto pienso en: y aparte
Cuando oigo el apellido Calvo pienso en: poco pelo
Cuando oigo el apellido Dickson pienso en: el hijo de Dick
Cuando oigo el apellido Mercedes pienso en: Benz
Cuando oigo el apellido Paz pienso en: guerra
Cuando oigo el apellido Severino pienso en: el juez
Cuando oigo el apellido Imbert pienso en: el general
Cuando oigo el apellido Casasnovas pienso en: casas nuevas
Cuando oigo el apellido Gomera pienso en: una goma pinchada
Cuando oigo el apellido Crespo pienso en: pelo rizo
Cuando oigo el apellido Arroyo pienso en: Hondo
Cuando oigo el apellido Bastardo pienso en: que no le toca herencia
Cuando oigo el apellido Jiminián pienso en: Cruz
Cuando oigo el apellido Manzano pienso en: un ano manso
Cuando oigo el apellido Segura pienso en: dudosa
Cuando oigo el apellido Montero pienso en: Mitsubishi
Cuando oigo el apellido Brugal pienso en: mucho romo
Cuando oigo el apellido Tejeda pienso en: Tejada
Cuando oigo el apellido Tejada pienso en: Tejeda
Cuando oigo el apellido Acosta pienso en: la orilla
Cuando oigo el apellido Carrasco pienso en: Angela
Cuando oigo el apellido Lama pienso en: Plaza
Cuando oigo el apellido Arredondo pienso en: un círculo
Cuando oigo el apellido Sosa pienso en: Sammy
Cuando oigo el apellido Ceballos pienso en: cebollas
Cuando oigo el apellido Tactuk pienso en: Tick
Cuando oigo el apellido Dotel pienso en: In
Cuando oigo el apellido Zabala pienso en: Julio
Cuando oigo el apellido Lozano pienso en: lo enfermo
Cuando oigo el apellido Duarte pienso en: Sánchez y Mella
Cuando oigo el apellido Serrano pienso en: horrible ser un ano
Cuando oigo el apellido Patín pienso en: skateboard
Cuando oigo el apellido Alfonseca pienso en: desde la redacción
Cuando oigo el apellido Paniagua pienso en: dieta, olla o esta preso
Cuando oigo el apellido Alburquerque pienso en: entren to'... co#o
Cuando oigo el apellido Ledesma  pienso en: que quiere que le de más
Cuando oigo el apellido Maldonado pienso en: mal dado
Cuando oigo el apellido Antigua pienso en: una reliquia vieeeeeja
Cuando oigo el apellido Marte pienso en: Lune y en Júpiter
Cuando oigo el apellido Román pienso en: Ramón al revés
Cuando oigo el apellido Botello pienso en: Norge (el mejor Director  del IDAC)
Cuando oigo el apellido Camilo pienso en: Sesto
Cuando oigo el apellido Hasbun pienso en: que tiene explosión
Cuando oigo el apellido Ochoa pienso en: A, A, A, A, A, A, A, y A
Cuando oigo el apellido Cuervo pienso en: que sacará  los ojos
Cuando oigo el apellido Freites pienso en: aceite caliente
Cuando oigo el apellido Carrión pienso en: una maleta con ruedas
Cuando oigo el apellido Luciano pienso en: un foco en el trasero
Cuando oigo el apellido Concepción pienso en: óvulos y espermatozoides
Cuando oigo el apellido Lulo pienso en:  ¿Te estás riendo, verdad?