2 de noviembre de 2011

Cuando falta una pieza


Lleva tiempo entender y aprender que las parejas crean sus mundos. Cada persona es un planeta aparte y cuando se une a otra persona, ambos hacen un universo. Un único universo para ser felices.

Es un universo lleno de estrellas, de luces, de cometas y planetas. Tiene un solo sol, el amor entre esas personas. Ese sol es el único que puedes mirar fijamente, pues no hiere, solo ilumina y da calor. La luz de ese sol llena cada rincón del universo creado por una pareja.

Cuando la chispa se apaga, cuando alguien cambia y las piezas del rompecabezas no encajan... se va la magia. Es como un reloj que pierde su sincronía y no da la hora correcta. No se sabe qué ocurre, pero algo no funciona, así es la vida en pareja.

Cuando faltan piezas, algo suena por dentro. Es como desarmar algo y armarlo de nuevo... encuentras 2 tornillos que sobran. ¿Pero dónde van? ¿Qué hacemos, desarmar de nuevo para colocar de nuevo los tornillos? ¿O envolverlos en una fundita y guardarlos?

Una pareja es como el universo, necesita el sol, pero necesita los planetas. Una pareja es como el reloj, necesita los tornillos, pero necesita las manecillas. La pareja es como un rompecabezas, ninguna es igual a otra, pero se necesitan. La vida en pareja es un experimento, puede que salga bien o puede que salga mal. Depende de cómo mezclemos los ingredientes y coloquemos las piezas.

No hay pareja perfecta, pero ambos pueden encajar, pueden acoplarse como una bella melodía. Ambos pueden avanzar por la vida al ritmo que haga feliz a cada uno, pero estando juntos, mirando en un mismo sentido, oyendo una misma canción.


Cuando falta una pieza del rompecabezas, no debemos pensar que nuestro universo se destruye, sino que le falta un planeta. Las personas entran y salen de nuestras vidas como estrellas, como cometas. Algunas se quedan rondando como lunas, pero al final uno es quien decide con quien va a formar su universo. En mi universo ahora falta una pieza. No sé si es una luna o un cometa.

Si hay amor para dar... creo que un día se puede recibir amor.