15 de noviembre de 2011

Adiós, BlackBerry. Hola, Android


Uno de mis auto-regalos por adelantado es este tremendo celular, el Samsung Galaxy S2. Aunque no fue fácil conseguirlo, me dio una lucha tener ese aparato en mis manos!

Me desperté "temprano" (9:00am) y salí hasta sin desayunar para el Coral Mall, en la Autopista de San Isidro. Después de hacer mi fila, me dice la joven: "Ese equipo no lo tenemos"... Me puse amarillo del pique, pero respire dos veces y le pedí amablemente que me investigara donde habían disponibles. Me dice que en Blue Mall.

A las 10:00am arranco para Blue Mall en la W. Churchill, pero viene a ser que los blanquitos de SDO abren a las 11:00am. Ya a las 10:55am, mareado del hambre, no aguanto y cruzo al multicentro, me ajusto un desayuno de victorina mientras veo el molote de gente afuera del Mall esperando entrar. Solo pensaba: me jodi si todos eso van tras el Galaxy. Pero igual me chupe los dedos con mis pechurinas.

Ya dentro, subo al 3er nivel y despues de esperar varios minutos, veo que en esa tienda improvisada de Orange hay 3 asientos, pero el cliente recibe el servicio de pie. Y ese disparate? Luego de esperar que un moreno y par de chinitos resolvieran sus asuntos, me toca a mi... Todo sudado le digo a la blanquita que atendia (que parece que nunca en su vida ha comido donplin), linda vengo por el Galaxy. Esa verduga me dice: Ay, hay uno pero solo para un contrato nuevo, no para canjear fidepuntos. Ahora me puse verde!!! La jeva no cogio muela de ninguna, pero al final parece que le di pena y me dijo: Voy a hacer una llamada, pues allí queda uno, para que se lo guarden hasta las 12:00pm. 

Ese allí era en Bella Vista Mall (que vaina), asi que arranco mas rapido que de carrera. Llego antes del mediodia, pero que (m) vaina, no hay ni un parqueo cerca!! Así que tranquilamente, luego de dar dos vueltas a la Sarasota, decido estacionarme a tres cuadras. Con ese calor llego to' sudao' y pegajoso, por suerte había una exhibición de unos ventiladores y me puse a enfriarme. En par de minutos estaba tan seco como amanecí. Veo la caseta de Orange y con el cuchillo en la boca, gentilmente digo: saludos morena, me dijeron que me tienes guardado un Galaxy.... Ella dice: Ah, es usted, si!! (uff! por fin)  Respiro como un puerco y casi me río solo.

Luego de todo el papeleo, me llevo mi teléfono. No quería ni agarrarlo duro, venga y se rompa! Agarro mi BlackBerry y envío un mensaje a todos diciendo que me pueden borrar, que eso es etapa superada.

Adiós RIM, hola Android.

2 comentarios: