7 de enero de 2011

¡Por fin! ¡Ya vendí el aguacate!


Unos tipos lo vieron por internet, me llamaron y en 30 minutos ya estaban en la casa... Despues del regateo (habitual), acordamos el dinerito. Me pagan en efectivo, lo empujan y llaman a la grua.

Mientras esperan la grua, lo revisan de arriba a abajo, solo faltaba que le metieran un dedo por el escape...

Cuando llega la grúa, empieza la empujadera..... y yo medio alegre, medio triste. Ya me habia acostumbrado a verlo arrumbado en la marquesina.

Ya que lo estan subiendo... aun siguen revisandolo, como esperando que se desarme o algo parecido. Imagino que era eso, ya que les habia mostrado las fotos del accidente.

En fin, despues de tanto afanar con talleres, desabolladores y pintores.... Vine a venderlo casi en menos de lo que ya le había gastado... Moraleja? A Carro Chocado No se le Gasta Dinero!
Adios, Aguacate... No acabes dentro de un pan de agua, ni en una ensalada!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario