19 de junio de 2010

¡Por fin! Dominique regresó a Miami


¡Qué bien me siento! He motivado, cooperado, empujado, promovido (o lo que sea) la maravillosa idea de reunir con su familia a Dominique, la haitiana nacionalizada estadounidense que estaba varada en nuestro país desde hacia meses. Pues por su sobrepeso no la dejaban subir a las aeronaves de lineas aéreas.

Sin buscar ningún tipo de cámara, payola o figuero (como muchos pensaron), hice el grupo en facebook: Un Vuelo Para Dominique. Ya que me inspiró las cosas que se lograron con Henry Alcántara. Al ver un reportaje en el canal 11, donde salía un piloto conocido diciendo que se podría gestionar un vuelo privado para ella, pero que rondaría por los 11 mil dólares... algo me sacudió la cabeza y empecé a sacar cálculos. ¡Era demasiado dinero!

Si ella no cabe por una compuerta de aviones comerciales, hay que pensar en otra opción. Si ella no puede ajustarse el cinturón de seguridad, hay que buscar otra opción. Si ella no puede subir escaleras, también hay que pensar en otra solución. Recordé que los aviones Casa 212 de la FAD tienen una compuerta trasera, tiene una rampa, por lo que no se necesita subir escalones, y que pueden llevar personas o carga según se necesite. Busqué sus características por Internet. Luego llamé a un amigo despachador de vuelos, preguntándole los requerimientos mínimos de una aeronave para movilizar y transportar una persona de la envergadura y peso de Dominique.

Ya estaba seguro que el avión correcto era el Casa 212 de la Fuerza Aérea. Envié varios correos a mis conocidos aeronáuticos, incluso a los jefes de los jefes explicando la situación de Dominique y mi propuesta para regresarla a Miami. Solo proponiendo que el medio de transporte fuera ese avión y que se buscara cubrir el combustible del mismo. Para mi suerte, ese mismo día me respondió un alto funcionario aeronáutico y me dijo que estaban sopesando varias posibilidades, y que mi propuesta parecía la mas atinada. ¡Yo feliz!

Lo único malo de esto para mi, es que la persona que enviaron a evaluar clínicamente a Dominique, me contactó por teléfono pidiéndome datos de ella. Le di toda la información que tenía, y a la vez le pedí mas de una vez que me dejara acompañar al equipo médico a La Caleta para conocer a Dominique mientras la evaluaran. Me dijo: yo te aviso.... Dominique ya esta en Miami y aún estoy esperando que me avise...

Sinceramente, yo quería conocerla. No por brillar, no por cámara, no por figureo, pero parece que eso pensaban de mi algunas personas. Cada vez que llamaba para saber como avanzaban las cosas, la misma persona me respondía: "te aviso", "te mantendré al tanto".... Tanto lo hizo que supe por Twitter que Dominique seria trasladada el jueves 10.

Me negaron toda información del proceso, pero mientras querían ser exclusivos en todo, lo que me importaba y aún me importa es que todo se daba positivamente para Dominique. Y mientras la persona aquella no me decía nada, mis compañeros controladores me llamaban y me ponían al tanto de todo con relación al vuelo de la aeronave de la FAD. Me dieron la identificación de la aeronave, a que hora salio de San Isidro, a que hora aterrizo en Puerto Plata, a que hora despegó de Puerto Plata, su estimado a Miami, y lo mejor, la hora a la que aterrizó en Miami.

Yo estaba que me reía solo, casi brincaba de lo contento. Eso era suficiente para mi, estaba (y estoy) feliz por Dominique, estoy conforme con lo poco que hice, algo que para muchos es joder, molestar, fastidiar. No se hasta que punto tuvo efecto el grupo de facebook, mis correos y mis llamadas, pero de lo que sí estoy seguro es que de alguien necesitarlo, haría lo mismo o más. Un día podría ser yo quien necesite ayuda.

Otra vez digo y escribo: ¡Si uno puede ser diferente, muchos haríamos la diferencia!

1 comentario:

  1. Leyendo tu blog, hoy por primera vez me doi cuenta que tienes un corazon inmenso hermano!, Personas como tu, son escasas en el mundo. Te deseo siemprelo mejor, te lo mereces. Y Palante mi hermano!. Un nuevo lector de tu blog

    Wilmer Jael

    ResponderEliminar