10 de diciembre de 2009

¿Esa Paloma voló?

Hace ya una semana que la gata blanca de la casa no aparece.

Aunque normalmente me la pasaba molestándola, relajándola con su comida, halándole las orejas, estoy afectado por su desaparición. Esa es (o era) mi gata, la blanca.

Independientemente el nombre que le dijeran, era mi favorita. Me la regalaron llamándose Minú, mi hija le decía Mona Diosa, y Jenniffer la bautizó como Paloma..


Ella siempre estaba entre los machos y perros, no se si tenía el putómetro alto, o si era su gran habilidad para hacer amistades... Como sea, hizo amistad conmigo y ahora no la tengo. Yo me hago el duro delante de mi mujer, pero no niego que poco me faltó para salir por toda la cuadra buscándola de casa en casa...


No pensé que alguien como yo se pondría... se pondría... eh... ¿qué palabra uso?... se pondría tierno? ¿conmovido? ¿o consternado? por la desaparición de mi gata preferida..  No se si se la robaron, pues ella es bastante mansa y cualquiera la pudo agarrar.


No se si la envenenaron por tratar de acabar con la lluvia de ratones, ratas y "mini-perros" y camioncitos que rondan por todo el barrio. En ese caso no hay nada que reclamar pues todo el mundo puede poner veneno en su propia casa. Y se que esta gatica y la negra eran 2 andariegas de casa en casa..


Con tantos problemas que tengo (muchos de dinero), con tantas prioridades en mi vida, con tantas diligencias pendientes y tantos compromisos hechos conmigo mismo, uso estos minutos para decirles que quiero a mi gata de vuelta. Sencillamente me hace falta..


Los que han tenido gatos me dicen que o la mataron o se la robaron, pues las hembras no abandonan su casa, solo los machos lo hacen y es para dar estilla...


Si ella no aparece, no creo que tenga mas gatos. Ya el primero lo mate dando reversa en el carro, pues se cojio con dormirse arriba de la goma delantera y no se veia... A falta de ese, que era el mio tambien y le deciamos El Rubio, llego esta Paloma, pero no la veo mas...


Bueno, voy a dejar esto ahí, pues por mas que escriba, la Paloma no volverá a casa.. Al menos, en una pieza, cuatro patas y una cola...


Esa siempre buscaba como llamar la atención, pero sin hacer bulla, solo se ponía donde destacaba.

Esta foto es la última que le tomé, mientras echaba una pavita con el Yupi en el frente de la casa


Me hace falta mi gatica.