3 de noviembre de 2007

Miami, Pan Am Flight Academy 2007

Rompiendo con la vieja tradición de que solo los radaristas se entrenaban en Miami anualmente, los torreros fuimos agraciados con el 1er viaje al exterior.

Cuando me llamaron de la oficina: "Roy, trae tu pasaporte". Yo dije: ¿el qué? Yo no tengo eso. Así que arranqué y lo conseguí, aproveché y también tramité el de mi esposa. Cuando confirmo que es para Miami que voy, ya estaba que solo hablaba de eso. Y mi mujer con la "bemba etericaíta", a lo mejor imaginándose sola, o tal vez que yo me alocara y decidiera quedarme por allá.

Nos dieron US$ 3,000 dolares por cabeza. Ay, mama! tanto cuarto para gastar en 15 días.. Nos fuimos en AA, con ticket ida-vuelta pago,  llegamos a Miami y derechito a alquilar un carro del año. Luego pasamos al hotel Comfort Inn, no es la gran cosa pero es acogedor y queda frente a frente al aeropuerto. Dominicanos al fin, nos metimos de a 4 por habitación doble, pero no me gusta eso de dormir con otro pana en la misma cama, así que pague un poco más para tener una cama para mi solo.
Ya ubicados en las habitaciones, sin nunca haber estado nosotros en Miami, cogimos calle a comprar de todo y nada a la vez. Personalmente yo salí para cumplir con el unico consejo que me dio un radarista: llévate un bultico con ropa para un (1) día, pues la que llevas la vas a botar. Así hice, y así paso ese día, al otro dia y al siguiente día, compre ropa como para poner una tienda, jaja!!
Miami en resumen es: Mujeres buenas, muchas! Carros deportivos, carros de lujo, mucha comida, muchos letreros, calles bien limpiecitas, muchos carriles, muchas tiendas, muchísimas tiendas, mucha ropa buena, mucho spanglish, muchos cubanos, ¿leíste, chico? Mucha organización, mucha electricidad ¿Apagón? ¿Qué es eso? Y sobre todo nadie toca bocina. Inversamente proporcional a mi paisito.
Nos dijeron un lugar de comida rápida, el Stop N' Shop, el cual le cambiábamos el nombre por Touch N' Go. Cada día caíamos por allá a comer, comprar 12pack o 18pack de Miller, pero yo aprovechaba para jugar la lotto de Miami. Con 1 dólar hasta 10 millones, con 2 dólares hasta 19 millones y con 3 dólares hasta 33 milloncitos de los que no "jieden". Ay, ni cuanto cocote hice, hasta los repartí sin haberme ganado nada.
Nos la pasamos asi:  Escuela-Stop N Shop-Walmart-Hotel-pa la calle (pa donde sea)... la ruta Telemicro, jeje! No puedo dejar de decir que: Si fuese por Michelle, desayuno, comida, cena, compras, paseos y demas cosas serian solo en Walmart (ni que tuviera algún descuento)...Pero cuando yo no estaba por salir, o si había calculado ahorrarme unos dolaritos para comprarme algo, me artillaba y me trancaba en la habitación del hotel con un "chin" de Miller, oyendo musica en la laptop de Eddy, y chateando con mi esposa...
En la escuela hacia un "mardito frio der diablo", debí comprarme par de abrigos y par de gorros (solo me faltaron los guantes). Allá nos daban canquiña, clase y clase, pero por suerte nos daban buenos repasos antes de evaluarnos. Tuve la suerte de estar siempre cerca de mi gran amigo Eddy, cariñosamente: Don Cangrejo, no por tacaño, sino que vive en un pueblo llamado así. Es una bella persona, buen compañero y buen chofer (jaja).
En la escuela, los simuladores eran lo máximo, eran como un mini cine, solo para nosotros. Pero por ser solo para nosotros debíamos dar el 100% de lo aprendido cuando iniciamos y el 100 % de lo recordado con los repasos, y eso llevarlo a la practica simulada. Salíamos con el caco fundido de tanta presión, pero ya saben la ruta después de clases: ¡Pa' la calle!  Asi que, a echar gasolina y a dar rueda.
Una de las cosas que más entretenimiento nos dio, fue cuando Chamú se nos perdió en Sawgrass Mills. Ese mega mall es tan, pero tan grande que se debe ir por la mañanita para que acabando la tarde hallan visto el 80 % de cada tienda. Chamú se disperso por ver una mochila y dejo el celular con nosotros, a eso de las 4:00 pm, y "apareció" como a las 7 de la noche, "vuelto un cebo". No podíamos esperarlo en el carro pues ni nosotros sabíamos donde estábamos parqueados. Así que después de que el gordo aparece, empezamos a buscar el carro. Salimos de allá como a las 8 de la noche, de regreso al hotel.
¡Ay, Dios! Cuando Héctor (Super Bimbó) descubrió China Buffet, la ruta telemicro se distorsionó. Ese hombre nos hacía dar ese viaje a diario para comer todo con de todo, y luego a repetir, por el módico precio de $7 dólares. Una comida de 4, da como mínimo US$ 32 dólares, más una obligada propina hacen los US$ 35 como base. Lo feo pasó cuando un grupo de nuevos fueron por 1ra vez, se hartaron hasta quedar "timbí" y por alguna razón solo dieron 1 dolar de propina. La chinita los miró casi gritando: uan dola!, uan dola!, yos uan dola! Eso fue como un insulto para los amarillos, por lo que al volver después, los muchachos se "dejaron caer" con algo mas de la propina obligatoria. ¡jaja!
Siempre dicen que soy un lio, que soy "enredao", que soy el diablo, que soy "rosca izquierda" y demás cosas pero, díganme ustedes por que la habitación donde estaba yo con Eddy, Chamu y Rainier, era  la más visitada, la más popular y la que siempre tenía comida. Iban tanta gente a nuestra habitación que preferíamos no poner seguro a la puerta. Debo aclarar que habían 3 laptops, cosa que podía llamar la atención, pero al final solo eran uno o dos los "viciaos" que solo iban a eso. En fin, ese era el cuarto de la chercha, vivía lleno de torreros, radaristas, instructores y algunas visitas del mismo Miami.
No me saque la lotto de Miami pero conocí un verdadero país, no un polirelajo como es donde me vi obligado a regresar. Aprendí nuevas formas de hacer los que hace tiempo aprendí, me sentí motivado por la excelente influencia técnica de los instructores de la escuela, especialmente el Sr. Aragón, y el Sr. Coronel. Ellos nos subían la autoestima aunque algunos de los instructores dominicanos hacían lo posible por hacernos ver como ignorantes, desinformados y menos capacitados que los controladores mas nuevos en la carrera. Ese menosprecio nunca lo voy a olvidar, lo que sube baja... y no son aviones.
Al final, me dieron mi diplomita como a todo el mundo, pero contrario a lo que deseaban algunos, no dice que "he participado", dice que "Exitosamente he completado el Entrenamiento". Eso me hizo sentir bien laboralmente hablando, como pocas veces en mi vida pero, poco me duro el gustico. Pues mientras allá en Miami el Sr. Aragón, jefe de los instructores de la  Pan Am Flight Academy dijo explicita y claramente que yo, quien escribe esto, tuvo el mejor desempeño de todo el grupo. Aquí en Santo Domingo no le dieron la mas mínima importancia a ese "detallito", manteniéndome al margen de los que algunos llaman: los controladores que resuelven.  Se que todo cae por su propio peso, pero... ¿Cuánto pesan los que me hicieron a un lado?

Si sigo escribiendo a este paso....o me multan, o me suspenden, o me botan... Así  que me voy yo solito, antes de que me lleve Cundo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario