27 de octubre de 2006

¿Quién lo diría?


¿Quién diría que con huevo y batata me intoxicaría?
¡Boté peste por esa boca, que maldiciones fueron pocas!
Ni a dieta estaba, ni me iba a desayunar ese día.
Me dio una diarrea apretá, boté agua "por alante y por atrá"

Por el jodío desayuno del aeropuerto,
ahora yo estaría muerto.
No me interné en Higuey,
pues pal campo nadie me iba a "vei".
Cogí mi guagua frío como reptil,
con mis 4 pastillas de lomotil.
Me monté con mi "fullín apretao",
esperando no llegar "cagao".

Contrario a lo que tenía pensado,
casi nadie me ha llamado.
Poca falta me hacen.
Pues mientras unos mueren, otros nacen.
No es mi caso pero debe ser duro,
intoxicarse y no tener seguro.
Allá no comeré por gratis que sea,
prefiero botar dinero que diarrea.

Aún tengo el "morao" del suero,
si sigo así por poco me muero.
La marca parece un chupón,
 pero un chupón hecho por un cuero.
Por suerte estoy claro por figureo,
pues un pana me grabó en video.
Y mi mujer que no se confunda,
que ese "morao" no me lo hizo una vagabunda.