11 de enero de 2019

Estúpido Cupido

¡Estúpido Cupido!
¿Es que tú no ves?
Ninguna está conmigo.
Haces todo al revés.

¿Me lo haces de maldad
o no tienes puntería?
Pasará una eternidad
y no tendré compañía.

¿Es que apuntas con los pies?
No pareces amigo verdadero.
Te noto cierto interés
en que yo siga soltero.

¿Qué hago para que te comportes?
Deja ya tu inmadurez.
No importa si necesito pasaporte.
Apunta bien al menos una vez.

¡Estúpido Cupido!
Todo lo tuyo es un dilema.
Pareces mi enemigo,
solo me traes problemas.

¡Dame ese arco y esas flechas!
¡Desde hoy estás despedido!
Acabaron tus cacerías mal hechas.
Mis amores ahora yo me los consigo.

10 de enero de 2019

Juez y parte

Hay guerra en mi cabeza
porque falta tu pieza.
Todavía no decido
si te amo o te olvido.

Creí demasiado,
dudé muy poco.
No tengo amor,
dinero tampoco.

Dejé de ser,
para complacer.
Y sin querer,
lo eché a perder.

Te perdí esa vez
sin saber olvidarte.
Imposible ser juez 
cuando quiero ser parte.

5 de enero de 2019

Sin religión ni pecado

Sin religión ni pecado,
siempre nos hemos amado.
Es tanto lo que siento,
que creerían que te miento.

No vamos a la iglesia
ni actuamos con amnesia.
En la cama creo en lo que creas,
le gemimos al dios que sea.

Sin religión ni pecado,
nada hemos profanado.
Todo es mejor contigo,
mi entrepierna es testigo.

Somos ovejas sin rebaño,
a nadie hacemos daño.
Pues todo es mejor a tu lado,
sin religión ni pecado.

Nos llaman impíos,
nos llaman ateos.
Pero el amor tuyo y mío,
es lo único que veo.

4 de enero de 2019

El problema soy yo

Todo lo que empiezo a querer
lo pierdo, me deja o se muere.
Sufro callado, como siempre.
Sin que nadie se entere.

Parece que soy el problema,
siempre estoy equivocado.
La mejor muestra
es que nadie me quiere a su lado.

Encerrado en mí mismo, 
pagando por mis errores.
Ya no me sorprendería 
que la muerte no se demore.

No puedo vivir de mis recuerdos, 
tampoco debo morir por ellos.
Pero nunca podré negar
que todos los suyos son bellos.

Sin amiga, sin amante, sin amor,
soy un preso en mi castillo.
Aunque todo lo hice por amor,
parece que el problema soy yo.

31 de diciembre de 2018

Tu llamada perdida

Cada día me pregunto,
por qué no envejecimos juntos.
Pero, error tras error,
cuestionamos nuestro amor.

Contrario a lo que sentía,
dije que ya no te quería.
Si no hubieses preguntado,
tal vez nada habría pasado.

 Miles de veces me arrepentí.
Pero, marcharte... yo no lo decidí.
Dimos por perdida nuestra felicidad,
y no nos dimos otra oportunidad.

Me hiciste a un lado,
pero no me has olvidado.
Tu llamada perdida
dice que sigo en tu vida.